Tags

, , , , , , , , , ,

Panamá, 5 de agosto de 2012.

Aproximadamente hace un año que no pasaba por los Altos de Cerro Azul,  por lo cual invité al grupo (Jan Axel, Rafael, el Dr. Quintero) a buscar aves.  Decidimos ir primeramente al sendero Romeo y Julieta.  Al ver el suelo  un tanto húmedo, decidimos dejar el carro en la entrada y proseguir a pie.  Justamente en un árbol próximo al carro, nos dio la bienvenida un Trogón Violáceo (que ahora es Gartered trogon, Trogon Caligatus).

Con bastones en mano, iniciamos nuestra caminata, sendero abajo,  buscando al mismo tiempo con la mirada los próximos objetivos fotográficos.  De pronto, !zas! un resbalón aparatoso.   Nos percatamos que el suelo arcilloso y endurecido, estaba cubierto de limo y el efecto final al pisarlo era prácticamente como pisar jabón…una combinación fatal.  Afortunadamente todos salimos ilesos de la situación.  No podemos decir lo mismo de     un artefacto electrónico,  que ocasionó mucho pesar en el grupo:  una minibocina (que probablemente ya había visto sus mejores días, pero que aún servía al 100%)  y al episodio se le denominó posteriormente el “entierro de la bocina”.  Democráticamente decidimos cambiar de planes, para evitarnos una mala hora.

Nos dirigimos luego al mirador de Cerro Jefe, donde tuvimos oportunidad de admirar el “bosque enano” y también capturar algunas panorámicas de la ciudad de Panamá.     No vimos mucho movimiento de aves a esa hora, por lo cual nos dirijimos a otros sitios. Es una pena que no tenía conmigo mi cámara de bolsillo, para capturar las imágenes con más distancia.

Luego de probar la eficiencia de las llantas nuevas del Toyota FJ de Rafael, en varias lomas resbaladizas y ya avanzada la mañana, fuimos por unas sodas, algunos patacones, yuquitas (de las modernas) y chorizo.  Mientras llegaban las picadas, pudimos fotografiar a “quemarropa” (como suele decir el Dr. Quintero) varias aves que disfrutaban tremendo almuerzo con las frutitas maduras de un árbol.  Queda pendiente averiguar la especie del árbol.  A pesar de que la luz de mediodía no ayudaba mucho,  pudimos lograr buenas imágenes de aves en un corto período de tiempo: Dacnis musliescarlata, Saltador Listado, Carpintero carinegro, Mosquero alicastaño, Verdillo frentidorado, Reinita gorricastaña, Tangara cabecibaya,  Tangara capuchidorada, Tangara cenicienta, Tangara dorsiroja, Tangara hormiguera cabeciroja, Paloma rabiblanca, Cuco ardilla, entre otros.  Posiblemente este “spot” sea mucho más productivo muy temprano en la mañana – eso, mientras duren las frutillas en el árbol.

Además de aves,  vimos también un hermoso Perezoso de tres dedos, gansos, ardilla de cola roja.  Me llamó poderosamente la atención unas carpas sueltas en el lago (Cyprinus carpio)…   En fin,  Cerro Azul es un verdadero paraíso para observar la flora y fauna de Panamá, especialmente un paraíso de aves.

Más  fotos en http://www.itzelfong.com

This slideshow requires JavaScript.